Bicrim Ovalle

La propuesta arquitectónica se plantea en función de la necesidad de responder a dos consideraciones de diseño. El primero tiene que ver con la conformación de la fachada e imagen institucional del edificio, para lo cual se propone hacia la vía pública un volumen principal de 3 pisos y con una expresión volumétrica robusta, adquiriendo así un carácter cívico y fortaleciendo el perfil urbano de la calle donde se emplaza el proyecto – que se rodea por edificios de 2 pisos. Este volumen congrega a la zona operativa, que incluye oficinas en el segundo piso más una planta libre en el tercero, y el área de atención a público del programa ubicada mayoritariamente en primer piso, incluyendo además el área de estacionamientos en subterráneo. Esta estrategia de concentración del área operativa en 3 pisos mediante un volumen independiente – en vez de desarrollarse en sólo 2 pisos, que por el tamaño del predio obligaría a incluir otros programas en la misma volumetría – permite hacer un uso eficiente de los sistemas tanto de circulaciones verticales como también de climatización del edificio. El segundo aspecto principal que se considera en el proyecto se relaciona con a la vida interior y a las actividades de orden doméstico del edificio. Esto se traduce en un patio privado articulado por un volumen de 1 piso que organiza las zonas de habitación, de asistentes policiales, de servicios generales y de entrenamiento. 

 

Año: 2019